Celulitis infecciosa


Si tienes varias dudas acerca de la celulitis infecciosa, aquí podrás despejar muchas de ellas. Ya sea que la estés padeciendo o no, o que sea un pariente el que la tenga, es importante que te informes, ya que se trata de una enfermedad bastante infecciosa y lo mejor es prevenirla o tratarla cuanto antes para que no afrontes sus peores síntomas ni se dañe mucho tu piel.

Todo acerca de la celulitis infecciosa

Lo primero que tienes que tener claro en cuanto a la enfermedad es que no se trata de la celulitis común, la que casi todos conocemos y que afecta principalmente a las mujeres por la acumulación de grasa.

información sobre la celulitis infecciosa

La celulitis infecciosa no tiene nada que ver con la celulitis estética, sino que es algo provocado por una bacteria. Para que no tengas más dudas, lee a continuación todo acerca de esta enfermedad.

Qué es la celulitis infecciosa

La celulitis infecciosa es una enfermedad de la piel que ataca tanto la parte externa de este órgano como parte interna, es decir, se va acumulando en varias capas de la piel de la persona que la padece. Como se trata de una infección, este tipo de celulitis suele causar inflamación, calor, dolores y fiebre.

Cuando aparece, suele hacerlo en un área pequeña de la piel. Esta se enrojece y se hincha. En ocasiones puede aparecer una llagar abierta y en otras no se puede apreciar ninguna rotura de la piel, luego la infección puede propagarse.

La enfermedad se contrae por contacto por ciertas bacterias. Este contacto puede ser también con una persona que tenga la enfermedad o con un objeto que tal persona haya manipulado.

Lo mejor es acudir al médico para tratarla, ya que él receta los antibióticos indicados para controlar la infección a tiempo antes de que se propague o sus síntomas se vuelvan más graves. Pero en caso de que ya sea grave, los antibióticos que se recetan son mucho más fuertes.

Si padeces de celulitis infecciosa, acude a tu médico de confianza para evitar que siga propagándose o que los síntomas empeoren.

Causas de la celulitis infecciosa

La aparición de la celulitis infecciosa se debe a los estafilococos o los estreptococos, ambas son capaces de provocarla. Estás pueden causar la infección por medio de la penetración en la piel, para lo cual tienen varias oportunidades, como al poseer una herida y que esta no se trata adecuadamente.

En un principio, la celulitis infecciosa aparece como algo bastante común, pero puede llegar a  ser peligrosa en el caso de personas que tienen un sistema inmune debilitado. Por ejemplo, personas que tienen diabetes son más propensas a desarrollar la celulitis infecciosa.

Síntomas de la celulitis infecciosa

Los síntomas pueden ser severos, ya que aparecen inflamaciones e irritaciones. Esto se debe principalmente a las sustancias que liberan las células del sistema inmune para poder hacer frente a la celulitis infecciosa.

Cuando la bacteria ha afectado la piel, comienza a crecer y a proliferar para  atacar más zonas, por lo que la infección se vuelve más grave y es necesario, entonces, aplicar un tratamiento eficaz.

Con el paso del tiempo, la piel va endureciéndose según avanza la enfermedad.

Otro síntoma muy común es tener escalofríos, sudores y estados febriles. Se debe a que el sistema inmunitario provoca que la temperatura del cuerpo aumente para combatir así a las bacterias que intentan penetrar la piel.

En ocasiones se pueden presentar retención moderada de líquidos así como erupciones en la epidermis. Esta última puede extenderse dependiendo del avance que tenga la infección.

La zona de piel afectada tiende a perder el vello y se dificulta la movilidad de las articulaciones.

Hay otros síntomas más graves pero menos frecuentes.

Cómo se previene la celulitis infecciosa

La mejor forma de hacerlo es tener bien sanadas las heridas para evitar que las bacterias mencionadas más arriba puedan entrar por debajo de la piel.

También tienes que saber que hay varias razones por las que puede aparecer, ya que así estarás preparado para prevenirla.

Una de las razones, que ya se ha comentado más arriba, es el tener un sistema inmunológico débil. Otra es el tener úlceras, ya que las bacterias pueden colarse fácilmente a través de ellas.

Otra manera en la que estas bacterias pueden afectarte es el tener cualquier otro tipo de herida superficial, como una mordedura o picadura de un insecto. También eres más propenso a que te ataquen estas bacterias si has padecido alguna patología vascular periférica.

Si bien las bacterias de estreptococos y estafilococos pueden provocar esta enfermedad, también hay hongos que la pueden causar. Es, por tanto, importante que desinfectes de tu casa las zonas que están más propensas a albergar bacterias y hongos.

Cómo se cura la celulitis infecciosa

Pese a que se requiere de una evaluación y receta médica, la celulitis infecciosa puede tratarse con remedios caseros o naturales, ya que estos, sin dejar de lado los antibióticos que el médico receta, pueden acelerar la sanación de la piel afectada.

Un ejemplo de remedio casero para la celulitis infecciosa es poner la zona afectada en un lugar alto para evitar que la infección concentre la sangre y esa área, lo que a su vez evita el enrojecimiento.

En casos bastante graves, lo mejor es consultar al médico para que determine qué tan exhaustivo requiere ser el tratamiento que se le dará al paciente. Además, el médico podrá determinar también qué tipo de bacteria ha provocado la infección para que así estés más atento(a) de cómo lidiar con la misma ante cualquier posible infección nueva.

Gracias a que has leído este artículo, ahora conoces más sobre esta enfermedad y sus síntomas, por lo que puedes evitar muchas complicaciones que de otro modo no sabrías cómo lidiar con ella.

Recuerda siempre que es mejor prevenir la celulitis infecciosa que curarla, ya que así te ahorrarás muchos dolores de cabeza. Procura, por tanto, que, si tú o alguien de tu casa está infectado, se sigan estas indicaciones para evitar que alguien más se infecte o para que los síntomas no emporen por no tratar este problema a tiempo.

¿Te gustaría dejar un comentario?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *