Ejercicios para la celulitis en piernas y glúteos


Estos ejercicios para la celulitis en piernas y glúteos te permitirán acabar con la apariencia a piel de naranja que tanto nos afecta a nosotras las mujeres. Y lo mejor de todo es que podrás hacerlos cómoda y fácilmente en tu propia casa, ya que no requerirás pesas o algún implemento específico, sino que trabajarás con tu propio peso.

Ejercicios para la celulitis en piernas y glúteos rápido

Recuerda que necesitas hacer unos cuantos estiramientos antes de empezar. Puedes estirar las piernas y los glúteos para que así estés menos propensa a padecer de algún calambre y, a la vez, predispongas tus músculos para hacer estos ejercicios.

A continuación te doy los ejercicios, primero los más básicos y luego te explico algunas variaciones interesantes para que tu rutina no sea tan monótona y no termines aburriéndote.

Zancada

zancadas para eliminar la celulitis

Para hacer las zancadas, ponte de pie y da un paso hacia adelante con una sola pierna, dejando la otra atrás y bajándola hasta casi tocar el suelo con la rodilla. Esto hará que baje tu tronco y que tu pierna que está delante realice el esfuerzo.

Tal pierna deberá regresar a la posición inicial para que realices la siguiente repetición. Puedes trabajar primero una pierna y luego la otra o trabajar en una repetición una pierna y en la siguiente, la otra. Lo importante es que realices 3 series de 12 repeticiones para este ejercicio.

Sentadilla

sentadillas para la celulitis

Para hacer las sentadillas solo tienes que flexionar tus rodillas estando previamente de pie con las piernas ligeramente separadas. Tu espalda siempre debe estar recta y tus muslos harán casi todo el trabajo.

La flexión que hagas con tus rodillas debe acabar cuando hayas descendido tu tronco hasta que formes un ángulo de 90 grados con tu cuerpo. Realiza 3 series de 15 repeticiones para este ejercicio. Descansa un minuto entre cada serie.

Zancada caminando

Para este ejercicio lo primero que necesitarás es tener espacio, ya que irás avanzando hacia al frente con cada zancada. El espacio no tiene que ser necesariamente abierto, pero por lo menos debe permitirte hacer tres zancadas antes de que tengas que darte vuelta para regresar, ya que un espacio menor podría hacer que te marees.

Para hacerlo, tienes que dar la zancada teniendo tus manos extendidas hacia arriba. Tu pierna que queda atrás debe bajar sin tocar el suelo, luego deberás llevarla hacia al frente para trabajar su muslo dando la zancada con ella. Recuerda que tu espalda debe estar recta y en vertical al igual que tus manos.

La ventaja de realizar este tipo de zancada es que te permite variar el movimiento para que no te aburras haciéndola en un mismo lugar, a la vez estarás desarrollando el equilibrio poniendo a prueba tu habilidad para hacer el ejercicio mientras avanzas. Haz 15 repeticiones con cada pierna. En total, realiza 3 series con cada una. Descansa un minuto y medio entre cada serie.

Sentadilla pistolero

Esta variación de la sentadilla es algo más complicada y requerirá de algo de fuerza y equilibrio, por lo que te recomiendo intentar hacerla, y si no lo consigues, simplemente avanza haciendo las otras variaciones, pues al final no solo eliminarás la celulitis, sino que también desarrollarás fuerza en tus piernas, lo que las hará verlas más definidas y tonificadas.

Para hacer la sentadilla pistolero, realiza la sentadilla teniendo tus dos manos y una de tus piernas hacia al frente, es decir, flexionarás solo una rodilla (la de la pierna de apoyo), ya que la otra pierna irá hacia al frente, de modo que el peso se concentrará en una sola pierna. Tus manos y tu pierna libre deben equilibrarte. Si sientes que es difícil mantener el equilibrio, quizá te haga falta más fuerza.

Realiza 3 series de 12 repeticiones para este ejercicio. Descansa minuto y medio entre cada serie.

Sentadilla con salto

ejemplo de sentadillas para la celulitis

Para hacer la sentadilla con salto, ponte de pie y flexiona las rodillas hasta que estas formen un ángulo de 90 grados. Te verás como si te sentaras en el aire. Cuando tomes esa posición, realiza un salto vertical a la vez que estiras tu cuerpo. Recuerda que el salto consiste en que te eleves del suelo, no solo que estires tu cuerpo.

Cuando aterrices, baja de una vez hasta la posición de sentadilla para volver a saltar. Podrás notar que este tipo de sentadilla demanda más velocidad que los anteriores, pues se trata de una combinación entre la sentadilla misma y un salto, por lo que te beneficiará mucho, aunque el esfuerzo sea mayor.

Realiza 3 series de 12 repeticiones para este ejercicio. Descansa un minuto entre cada serie.

Sentadilla con salto lateral

Esta variación es un poco más entretenida que el ejercicio anterior y puede ser incluso más trabajosa, pero los resultados que te dará valdrán la pena. Para hacer la sentadilla con salto lateral, realiza el mismo ejercicio anterior con la única diferencia de que el salto no será totalmente vertical, sino que al saltar lo harás hacia un lado.

Así, cuando realices la siguiente repeticiones, estarás saltando hacia al otro lado. El resultado final será que de tu posición inicial saltarás a un lado y, luego, regresarás a ella.

Realiza 3 series de 12 repeticiones para este ejercicio. Descansa un minuto y medio entre cada serie.

Después de haber hecho estos ejercicios, vuelve a realizar unos cuantos estiramientos para relajarte y que tus piernas te permitan caminar. Lo mejor es que descanses después de la rutina.

¿Te gustaría dejar un comentario?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *